Reflejos simples. Un diálogo entre el mundo sensorial y tu inconsciente.

Hay algo en el ser humano que permanece primitivo y elemental, por encima de todas las decisiones del consciente, en el sistema nervioso: los reflejos. Los reflejos son respuestas motoras que se producen de manera inconsciente en respuesta a los estímulos sensoriales. Nada tienen que ver estos con las reacciones relámpago (“reflejos rápidos”) que obedecen a una orden del cerebro. Los reflejos aluden a las respuestas inconscientes que emergen de la espina dorsal.


En el movimiento reflejo intervienen incondicionalmente cuatro elementos: una neurona sensorial que percibe el estímulo y envía una señal a la medula espinal, un centro integrador en el interior de la médula, una neurona motora que transmite los impulsos nerviosos de vuelta a un músculo, y una respuesta muscular espasmódica que ejecuta la orden. De manera explícita, las neuronas sensoriales transmiten los impulsos nerviosos de un músculo, tendón, ligamento, articulación o de la piel a un centro integrador de la médula espinal.

“Todo conocimiento viene sólo desde la piel.” -B.K.S. Iyengar.

Este centro puede operar como una simple sinapsis entre la neurona sensorial y la motora, o puede implicar a una o más interneuronas. Por definición, en el reflejo intervienen los centros de consciencia más elevados. La conciencia de la sensación concomitante llega a la corteza cerebral algunos segundos después de los hechos, viajando a través de circuitos independientes. Aunque existen docenas de reflejos simples conocidos, hay tres que revisten una importancia significativa en la práctica de Hatha yoga. Estos son:

El primer reflejo es el miotático del estiramiento, también conocido como el reflejo rotular o de rodilla. Extendido por todo el cuerpo pero especialmente activo en los centros antigravitatorios del cuerpo. Los receptores del reflejo miotático responden al vientre muscular (parte carnosa central del músculo), donde las dendritas de las neuronas sensoriales están en contacto con los husos musculares (receptores sensoriales). La estimulación reiterativa de los reflejos miotáticos acortan los músculos, disminuyendo significativamente la elasticidad. Para contrarrestar esta afección lo mejor es realizar la práctica lentamente.

El segundo reflejo es el de resorte de navaja, en el que el músculo afectado se relaja, en lugar de contraerse. A diferencia del anterior, en el caso del resorte de navaja los axones sensoriales entrantes no finalizan directamente en las neuronas motoras, sino en las interneuronas inhibidoras que reducen la actividad de las neuronas motoras relajando el músculo. En la práctica de Hatha yoga se utiliza constantemente este tipo de reflejo. Asimismo, en la estimulación manual, usada de antiguo en la quiropráctica, se provoca el reflejo de resorte de navaja eficazmente. El resultado es que los efectos duran en el tiempo entre uno y dos días, periodo durante el cual el receptor del trabajo tiene la oportunidad de corregir el mal hábito músculo esquelético provocado por la tensión excesiva.

El tercer tipo de reflejo aquí planteado es el de los flexores, o reflejos de dolor. Aquella respuesta automática del cuerpo ante los estímulos dolorosos. Los reflejos flexores son algo más complejos que los dos anteriores, pero más comprensibles, puesto que el dolor es una respuesta común a todos nosotros. Y al igual que en todos los reflejos, la respuesta del consciente, llega un poco después. Las neuronas sensoriales (incluidos los axones) transportan las modalidades de dolor y temperatura con mayor lentitud que aquellas que activan el reflejo miotático del estiramiento. Es más, cada sinapsis en la cadena de neuronas aminora la velocidad de la reacción. Los tres tipos de reflejos que acabamos de examinar son espinales, no cerebrales.

Volviendo a nuestros temas más inmediatos, está claro que quedan docenas de reflejos pendientes de estudio, pero esa caja negra que es el cuerpo, cuyo contenido ignoramos en buena parte, resulta menos ignota a la naturaleza de la experimentación que nos motiva.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: